China se sumó el lunes a 14 países que acordaron los términos del que podría convertirse en el mayor pacto comercial del mundo, pero India se retiró a último minuto argumentando que el acuerdo no favorecía a sus productores agrícolas, empresas y consumidores.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China, sumado al creciente proteccionismo, dio nuevo ímpetu a las negociaciones sobre la Alianza Amplia de Asociación Económica Regional (RCEP por sus siglas en inglés), que unifica a los miembros del bloque de países del Sudeste Asiático (ASEAN) con China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda.

En el comunicado al término de la cumbre de países de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) celebrada en Bangkok, los líderes de los 16 países negociadores indican que 15 de ellos “han concluido las negociaciones para los 20 capítulos y esencialmente todos los temas sobre acceso a los mercados”.

“No habrá ningún problema para que los 15 participantes en el tratado lo firmen el año próximo”, ha declarado el viceministro de Asuntos Extranjeros chinos, Le Yucheng. La India será “bienvenida” si en el futuro decide sumarse a esta asociación, formada por China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda, además de los diez países de la ASEAN (Indonesia, Tailandia, Singapur, Malasia, Filipinas, Vietnam, Myanmar, Camboya, Laos y Brunei).

Para Pekín, el éxito de las negociaciones representa un espaldarazo económico y político. Como promotora de la iniciativa, consolida su influencia en Asia y el papel que busca de adalid global del multilateralismo. El acuerdo también servirá para apuntalar su economía en momentos en los que su crecimiento se hace más lento y se enfrenta con Estados Unidos en una guerra de trincheras comercial y tecnológica.

Fuente: https://elpais.com/internacional/2019/11/04/actualidad/1572888525_052080.html