Presentamos parte de la entrevista de China Business Academy (LatAm) a Sergio Spadone, socio de la Cámara Argentino – China, que actúa como Director Ejecutivo interino.

Sitúese en 2030. ¿Qué le gustaría que dijera el titular del periódico sobre las relaciones Argentina – China?
“Argentina y China afianzan su tratado de libre comercio”. Hoy es imposible lograrlo, porque Argentina -deambulante desde hace décadas- no termina de definir un norte para su economía y su existencia. Pero si se tomara en serio hacia dónde quiere ir en materia económica, China podría ser perfectamente complementaria a una de las alternativas. Esa alternativa, sonará muy duro, es enfocarnos a producir aquello en lo que somos más fuertes y competitivos. Argentina debería mirar hacia Oriente a la hora de planificar sus próximos cincuenta años.  

¿Cómo quedan las relaciones Argentina – China post-COVID-19?

No habrá grandes cambios. La relación seguirá igual, que es la mejor desde 1972, pero que se limita a venderles commodities, comprarles bienes de consumo y aspirar que inviertan más en la Argentina. Argentina, obviamente, no invierte en China. El COVID podría generar oportunidades para los que juegan en segundo plano, como Argentina, por la polarización Estados Unidos – China. Ojalá, Argentina sepa manejar la relación con ambos países (Estados Unidos es el tercer socio comercial argentino). Otra epidemia, la peste porcina africana, sorpresivamente le está dando una oportunidad a largo plazo a la Argentina, que involucra más que un intercambio comercial; se trata de inversión directa para desarrollo industrial. Un clarísimo ejemplo para la primera respuesta: La necesidad de China de asegurarse un alimento que Argentina sabe hacer bien. 

¿Cuáles son sus 3 consejos de cabecera para quienes hacen o quieren hacer negocios con China?

Hay muy pocas empresas argentinas con capacidad para hacer negocios a escala china. En general la oferta del lado argentino se reduce a dos aspectos: venderles productos básicos y asociarse para desarrollar proyectos en Argentina. Habiendo vivido 14 años en China (entre 2003 y 2017), mis consejos pasan por conocer la cultura china antes de lanzarse a hacer cosas. 

  1. Hacer un esfuerzo por entender a los chinos, una misión ultra compleja para occidentales, por su simpleza.
  2. Antes de hacer algo, viajar a conocer China y a los chinos, en directo. 
  3. Para vender un producto, apuntar primero a una ciudad o una región; no más que eso. 

            
¿Qué rol visualiza para la Cámara Argentina – China en los próximos años?
A través de la incorporación de más jóvenes, transformar una entidad tradicional en el hub con China, la plataforma desde donde se proyecten los sueños de exportadores, creativos y prestadores de servicios. Un espacio donde se aprenda sobre la cultura y el idioma con un sentido absolutamente práctico y orientado a los negocios. 


¿Qué debe hacer Argentina para atraer más y mejor inversión china?
Lo mismo que con la inversión de otros orígenes: demostrar con hechos que aquí no se combate el capital, como dice la marchita. Sin capital no hay inversión, sea un kiosco, una tienda para veganos o un proyecto minero. Argentina debe crecer -somos definitivamente un país adolescente que no sabe a qué se va a dedicar cuando sea grande- y mostrarle al mundo su potencial, junto con reglas de juego claras, a largo plazo. En los últimos 70 años hemos confundido al mundo. Es hora de trabajar seriamente en una dirección determinada.


Perfil

Nombre: Sergio Spadone
Posición: (en la Cámara Argentino-China) Socio, miembro de la Comisión Directiva y Director Ejecutivo (interino)
Ocupación: Empresario (www.indram.com.ar / www.inova.com.ar)

Libro favorito sobre China: China in Ten Words, por Yu Hua
Ciudad china favorita: Beijing
Ciudad latinoamericana favorita: Buenos Aires
Empresario chino que admiras: (Pony) Ma Huateng (Tencent)
Empresario latinoamericano al que admiras: Paolo Rocca (Techint)